¿Te atreves con un derrape «brutal»? – SAVANNAH

¿Te atreves con un derrape «brutal»?

SAVANNAH 

Revista Sport Life (junio 2018)

Por: Teba Ginestal

Fotos: Bárbara Sánchez Palomero

Agradecimientos: Rollerblade logoRoller, Luis Marsella “Sito” y Club Boadilla Patina

 

Para muchos derrapar es una de las maneras más eficientes de frenar con los patines pero, sobre todo, la más espectacular. Existen muchas variaciones de derrapes y todas se practican en la disciplina del Freestyle. EL “Savannah” es un derrape de dificultad media-alta, calificado de “brutal” por los “pro”. Todos los patinadores que ya controlan bien sus patines desean poder derrapar y sacarle el máximo partido a sus ruedas. Si consigues realizar este truco, ¡enhorabuena! Estás listo para cualquier reto. Pero no olvides la dificultad técnica que presenta, la precisión del momento en el que debes cruzar por detrás la pierna que completa el derrape y la velocidad adecuada para conseguirlo.  

Además de tu técnica, deberás tener en cuenta dos aspectos muy importantes: las ruedas que llevas y el suelo donde vas a practicar. Ambos son tan importantes como la ejecución posterior, ya que el éxito del truco dependerá del conjunto de todos ellos. 

 

 -Ruedas:  

  • Las pequeñas mejoran el control del derrape y facilitan su técnica. Aunque los “pro” ya lo están ejecutando con 110mm y 125mm no es lo recomendable para comenzar a derrapar. Recomendamos máximo hasta 84mm. 
  • Algunos recomiendan usar ruedas más desgastadas. 
  • Ruedas más duras frente a las ruedas blandas facilitan el deslizamiento. Las blandas se biselan y se agarran demasiado al suelo. 

 

-Suelo: Para iniciarse sobre todo, suelo húmedo o muy liso, es más fácil. Muchos lo enceran para facilitar el deslizamiento. 

 La bota también es importante si queremos evitar problemas en los tobillos: una bota rígida es la mejor opción. 

  

Claves Importantes: 

 Técnicas y Desarrollo: 

Es un derrape progresivo, cuyo éxito dependerá de la correcta ejecución en cada paso del proceso. 

Tienes 2 formas para llegar a posicionarte adecuadamente una vez alcanzada la velocidad deseada: 

– Ejecutando el “Savannah” directamente: llevamos la pierna que derrapa por detrás de la pierna de apoyo, realizando un movimiento brusco de la cadera para posicionar todo el cuerpo de perfil al desplazamiento y a la vez conseguir que el patín de la pierna de apoyo arrastre acompañando al resto del cuerpo.  

En este caso el control y dominio que se requiere es mayor, es el que hacen los “pro”, pero la mayoría de patinadores prefieren iniciar el movimiento desde el “cross acid”. 

– Desde el «cross acid» (=derrape con freno T frontal de la pierna delantera; comenzamos cruzando el patín trasero en forma de T por delante y, una vez controlado el derrape, se levanta la pierna delantera para finalizar la ejecución): a partir de este instante, se deja el peso basculado sobre la pierna delantera y se coloca el patín trasero en la posición final del “Savannah”, momento en el que se debe cambiar todo el peso a la pierna trasera. Es el más recomendable para conseguir estabilidad. 

Recuerda que durante todo el proceso se van produciendo cambios de pesos (basculaciones) entre una pierna y otra, por lo que controlarlos va a ser lo que te lleve a conseguir realizar bien este truco. 

Los brazos nos ayudan a mantener el equilibrio y facilitar el desplazamiento: ¡utilízalos!  

El cuerpo debe ir prácticamente recto, controlando en todo momento el peso de éste para jugar con él.  

El desplazamiento es completamente lateral y las guías deben ir muy tumbadas o “canteadas”.

Te proponemos unos ejercicios para evolucionar en tu derrape: marca un carril en el suelo, pintado con tiza o marcado con dos hileras de conos. Intenta realizar cada derrape manteniéndote dentro del carril, y según vayas dominando el espacio, ve reduciendo el ancho. ¿Hasta dónde crees que podrás llegar? El mayor control vendrá determinado por el ancho que marcan tus patines y el mayor deslizamiento posible. Si consigues no salirte del carril, ¡enhorabuena! Tu dominio será el de un “pro”. 

 

Errores habituales: 

  • Inclinar demasiado el cuerpo hacia el suelo, lo que ocasiona la pérdida de estabilidad y mayor riesgo de caídas. 
  • Inclinar insuficientemente alguna de las guías, o ambas, que te dejan clavado en el suelo e impide deslizarse. 
  • Abrir las piernas desde las rodillas. Las rodillas deben quedar juntas, abriéndose sólo los patines. 
  • Girar de manera muy brusca la cadera en el momento de la posición lateral, ya que la inercia conseguirá hacer que sigas girando, desequilibrándote.  
  • Dejar demasiado peso en la pierna delantera cuando se produce la posición final del derrape, con riesgo de caída.